Qué es el síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano (STC) puede ser definido como el atrapamiento del nervio mediano en el túnel del carpo, una estructura natural localizada en la muñeca por la que cruzan nervios, arterias, venas y tendones.

Se lo asocia con traumatismos ocupacionales repetitivos, artritis reumatoide, fracturas de muñeca y acromegalias, pero el 15% de sus casos es de origen o causas desconocidas.

que es el sindrome del tunel carpianoQué es el síndrome del túnel carpiano

Este síndrome se produce como resultado de la presión del nervio mediano bajo los tendones flexores de la muñeca.

Además, el edema o la inflamación de la membrana sinovial que recubre esos tendones, pueden provocar un mayor volumen en el túnel carpiano, desencadenando todos los signos y síntomas que le son característicos.

Normalmente, el paciente presenta dolor y parestesias (sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento, etc) en la cara ventral de la mano, dedos pulgar, índice y medio, además de parte del dedo anular.

El dolor presentado es similar a una “quemazón”, empeorando por la noche, y se agudiza al realizar actividades simples como sujetar el volante para conducir o un libro para leer.

La pérdida de sensibilidad en la distribución del mencionado nervio mediano puede ocasionar torpeza en la mano para agarrar determinados objetos o realizar actividades con la misma.

Si el nervio queda comprimido durante un tiempo prolongado, se puede perder la sensibilidad de forma permanente, con déficit motor y atrofia de la musculatura.

La incidencia del síndrome del túnel carpiano está entre el 0,1 % y el 10 % de la población. Aumenta con la edad en los hombres, así como en las mujeres con edades comprendidas entre los 45 y los 54 años.

En la vejez, la prevalencia es cuatro veces superior en las mujeres que en los hombres. La edad es considerada un factor de riesgo para el deslizamiento y conducción del nervio mediano.

Espero que te haya gustado esta entrada sobre qué es el síndrome del túnel carpiano.

También te recomiendo que veas:

> El método natural que me ayudó a superar el STC.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *